28 enero, 2009

El curioso caso de Benjamin Button

Benjamin Button nace en Nueva Orleans el último día de la Primera Guerra Mundial pero algo extraño sucede con el bebé. Aunque acaba de llegar al mundo, su cuerpo parece el de una persona de 80 años y con el paso del tiempo irá rejuveneciendo.

Nuevo film del genial David Fincher, que en esta ocasión parece haber dejado aparcadas sus obsesiones por mundos más oscuros (supuestamente, el director está en contra de la versión estrenada de la cinta y peleado con los productores) como los vistos en El club de la lucha o Zodiac. Partiendo de una idea tremendamente original extraida de la obra literaria de F. Scott Fitzgerald, Fincher nos ofrece su obra menos personal en lo referente a historia, aunque manteniendo el excelente nivel técnico y visual al que nos tiene acostumbrados. Pero ya desde el principio notamos que algo falla. Aunque la historia es original y es muy "bonita" de ver, en ningún momento el espectador llega a empatizar con Benjamin Button. Su vida no es nada fuera de lo normal si exceptuamos su "extraña circunstancia" y no es algo que no hayamos visto antes. Button va a un prostíbulo, se emborracha, va a la guerra y se enamora. A pesar de la distancia que las separa, la cinta de Fincher se puede asemejar con Forrest Gump, un personaje que si conseguía encandilar al público, aunque en muchas ocasiones fuese con sensiblería hollywoodiense.
En el plano actoral, todo el mundo está correcto. Correcto, pero nada más. Brad Pitt resulta muy interesante en las escenas donde aparece caracterizado como anciano (maquillaje y efectos por doquier, pero muy bien logrados), pero en cuanto lo vemos en modo guapo, su interpretación pierde todo el interés. Resulta curioso que esté recibiendo tantos reconocimientos (en forma de nominaciones) cuando en sus anteriores colaboraciones con Fincher estaba bastante mejor. El caso de Cate Blanchett es parecido, siempre sale muy bella, muy bien caracterizada y, aunque su personaje es algo más interesante que el protagonista, tampoco consigue llegar al corazón del espectador. Taraji P. Henson quizás sea la más acertada de todo el plantel, aunque el reflejo que se hace de la sociedad negra de la época y el lugar en la cinta no sea muy realista, y también aparece Julia Ormond, en un personaje que podrían haber eliminado directamente del montaje ya que cada escena donde sale leyendo el diario es una pérdida de ritmo enorme, pero realizando su trabajo con eficacia.



Técnicamente, El curioso caso de Benjamin Button es una delicia. Los efectos especiales están usados en beneficio de la historia y, visualmente, el conjunto es muy potente, sobre todo en la parte de Button anciano. La banda sonora de Alexandre Desplat conjuga perfectamente con las imágenes y la fotografía de Claudio Miranda resulta acertada. En un plano estrictamente técnico, la cinta está muy conseguida, pero no es suficiente para que la historia de amor, que es lo que es al fin y al cabo, termine llegando al espectador, al menos al que no quiere una historia sencilla.
Cuando Benjamin está rejuveneciendo, aunque creciendo en edad, es cuando la historia se vuelve de nuevo interesante, tras casi una hora con Pitt y Blanchett románticos cual Titanic, con preciosos paisajes y una cinematográfica relación. Porque otro inconveniente de la historia es su tremenda duración. Casi tres horas que se podrían haber reducido simplemente eliminando la parte del hospital, con Blanchett anciana y Ormond leyendo el diario.



En definitiva, un impecable envoltorio para una historia que, si bien original en su planteamiento, peca de excesiva normalidad en su desarrollo, con un personaje protagonista poco atrayente y una historia de amor bastante corriente si eliminamos el factor de la vida al revés de Button. Por supuesto, habrá quien la considere una joya, pero a un servidor no le ha terminado de convencer.

Nota: 6.

1 comentario:

Xavier Vidal dijo...

Wuau... toda una sorpresa tu 6. Aún no la he visto pero está claro que TCCOBB está siendo un tanto sobrevalorada y publicitada teniendo en cuenta su director. La semana que viene, data de su estreno, veremos.
Saludos.
Xavier Vidal